El gran álbum de la calle


Publicado el 29 de Junio de 2014
por La República - Domingo




Puentes, paredes, carros abandonados. El artista visual Marco 'Sueño' Saldaña nos demuestra, a través de su proyecto Fragmentos, en Miraflores, que las calles son los mejores lienzos urbanos para generar identidad y memoria colectiva. Texto: Renzo Gómez Fotografía: Luis Centurión 1. 'Sueño' tiene planeado realizar tres intervenciones más en Miraflore...
Ver más
Puentes, paredes, carros abandonados. El artista visual Marco 'Sueño' Saldaña nos demuestra, a través de su proyecto Fragmentos, en Miraflores, que las calles son los mejores lienzos urbanos para generar identidad y memoria colectiva. Texto: Renzo Gómez Fotografía: Luis Centurión 1. 'Sueño' tiene planeado realizar tres intervenciones más en Miraflores. Una estará dedicada a los ancianos. 2. El módulo, en Diagonal con Shell, está decorado con recortes de periódicos y revistas de los cuarenta. A inicios de los setenta, en el cruce de las avenidas Benavides y Los Pinos, a una cuadra del Parque Central (ahora Kennedy), en Miraflores, se inauguró un edificio que estaba llamado a ser uno de los centros comerciales más llamativos del distrito. Los stands eran variados y fueron cambiando con el tiempo. Desde tiendas de música hasta joyerías y galerías de pintura. Sin embargo, el lugar nunca acabó por seducir a sus visitantes. Poco a poco fue convirtiéndose en un edificio sombrío y deshabitado. Así lució por años hasta que hace unas semanas a Marco 'Sueño' (33) se le ocurrió que podía incluirlo dentro de Fragmentos, proyecto impulsado por la Municipalidad de Miraflores que indaga en la identidad del distrito. Conversó con los propietarios e inquilinos, venció a la incredulidad y lanzó la convocatoria. Los invitaba a ser fotografiados en un estudio que había montado dentro del edificio. La respuesta fue positiva. Después de los trabajos de edición, obtuvo los siete retratos que adornan la nueva fachada. La idea era que cada bloque tuviera una imagen distinta. 'Sueño' eligió, entonces, a un guardián, a un pintor, a una jovencita embarazada, a una oficinista, a un tatuador y a dos españoles que estaban de paso. Después de todo, la gente que transita por el espacio refleja el carácter cosmopolita de Miraflores. "Esto es arte 'compare'. De ser el edificio más feo de la cuadra ha pasado a ser el cisne", me dice, complacido, Danilo Mautino, el tatuador. Y tiene motivos para estarlo. Cada vez que viene en bicicleta desde su casa, en La Victoria, hasta su estudio se ve en tamaño gigante. "Me impactó mucho. Ha quedado bravazo. Imagínate si así transformaran a todos los "Me siento más cómodo en el arte público. Democratizar el arte. Sacarlo de las galerías y confrontarlo con el transeúnte común". lugares descuidados. Aún estamos lejos de Europa pero es un esfuerzo", indica Mautino, que exhibe 40 tatuajes en su cuerpo. En el mural se alcanza a ver uno de ellos. La palabra free en sus nudillos. Como se observa no se trata de graffitis sino de fotos impresas en un papel bond bastante grueso. Las imágenes se fijan con un gel espeso llamado colomural. A esta técnica wheatpaste, utilizada con frecuencia para fines publicitarios, 'Sueño' ha sabido sacarle la vuelta. De hecho su arte está en las antípodas. "Yo soy la antítesis de la publicidad. Esta es una resistencia cultural a toda esa proliferación de imágenes que te venden una marca y donde la gente siempre es perfecta". Otra de esas grandes diferencias radica en el uso del blanco y negro que "te obliga a una abstracción y donde el mensaje es más claro". El acabado es rugoso, como la textura de la pared, muy distante del vinil adhesivo. Al tratarse de street art, la imperfección es parte del acabado. FUERA DEL NIVEL A mediados de 2009, en la selva peruana, diez indígenas awajun y 23 policías perdieron la vida en uno de los tantos conflictos que bien pudieron evitarse mediante el diálogo. 'Sueño' canalizó su repudio contra el Baguazo, colocando imágenes de indígenas en diversos puntos de Barranco. Fue su reivindicación para un pueblo excluido, que también siente suyo, pues aunque es limeño, sus padres, que son de San Martín, le inculcaron su amor por la amazonia. Las intervenciones, obviamente, fueron clandestinas. Casi siempre de noche. Y siempre listo para huir con su bicicleta. Hasta tuvo que hacerse amigo de los serenos. "En estos casos la acción es más valiosa que los resultados", asegura. A través de ese grito contra el abuso, la "chamba" de 'Sueño' fue cobrando notoriedad. Al punto que llevó su arte a Tijuana, México, donde desarrolló temas de frontera. "Me siento más cómodo en el arte público. Democratizar el arte. Sacarlo de las galerías y confrontarlo con el transeúnte común", explica. Aunque no lo haya buscado, las galerías también han empezado a fijarse en su mirada. Eso sí, aclara que en las calles está más cómodo. "No pinto, pego fotografías. Soy fotógrafo pero no estoy en un estudio. Hago las cosas en la calle. Soy un poco el outsider de la movida". Además del edificio Los Pinos, 'Sueño' ha hecho cinco intervenciones donde destacan un homenaje a Julio Ramón Ribeyro (en la plaza Bolognesi), un módulo con revistas de los cuarenta (en Diagonal con Shell), y un mural sobre cómo eran los balnearios de antaño, acabando el club Terrazas. Mientras existan más murales como los de 'Sueño', que cuenten la historia de un barrio, llegará el día en que el arte urbano sea visto sin prejuicios. Que así sea. **
Mostrar Menos
  • Página-018 Página:
  • 1/1 Enlace:
  • 38.71cm x 27.73cm Medidas:
  • 98881 pers. Lectoria:
  • S/.23236.93Valor estimado:
  • 1073.43 cm2 Área total:

Área de la publicación